Regresar al Trabajo Luego de un Largo Receso

Regresar al trabajo luego de un largo receso

Este artículo tiene mucha historia personal y creo que me identifico completamente con lo que está escrito o está por escribirse, en mi caso voy a regresar al trabajo luego de un largo receso por incapacidad médica.

La historia empezó en el 2014 cuando me operaron para corregir unas hernias abdominales. Por cosas del destino y detalles que no son relevantes en éste momento, la herida no cerró como debía ser y pasé un poco más de dos años incapacitado, finalmente el 31 de marzo de 2016 me operaron de nuevo para hacer varias correcciones a nivel muscular en el abdomen y cerrar finalmente la herida.

En resumen, pasé un poco más de 26 meses incapacitado y obviamente alejado de mi sitio habitual de trabajo, aunque eso no quiere decir que me haya quedado completamente quieto, inmóvil en mi casa esperando a que el tiempo pasara, en ése tiempo estudié un montón de cosas que me causaban curiosidad e hice otra cantidad de cosas más.

El punto entonces es que al final de la incapacidad debo volver a la empresa en la que trabajaba antes de la cirugía del 2014. Aclaro que al momento de iniciar la escritura de éste artículo no había regresado a trabajar aún. Y se podrán imaginar la cantidad de cosas que pueden suceder en un poco más de dos años en una oficina, rotación de personal, cambio de políticas y procesos, el natural olvido de los procedimientos, procesos, nombres de personas, y como trabajo en el área de tecnología, olvido de los nombres de las tablas y campos de las bases de datos que soportan la operación de la empresa, y un largo etc.

Entonces, naturalmente me enfrento a una cantidad de incertidumbres, dudas, pensamientos intrusivos, inclusive miedo, si, miedo de llegar a un entorno labora que es ambiguamente conocido y completamente desconocido, me siento como el niño nuevo de la oficina pero que conoce a más de una persona, medio complicado no?

Bueno, que estoy haciendo para que el regreso no sea traumático.

  1. Traté de no perder contacto con algunas personas de la oficina, sin importar si aún trabajan allí o si ya se fueron, ellos me han mantenido más o menos al tanto de la rotación de personal, personas que se van, quienes han ocupado las vacantes que van quedando y otra información relevante.
  2. Hablé con un par de compañeros que aún siguen trabajando en la empresa y les pregunté sobre los cambios de políticas en la empresa, eso me ayuda a no llegar tan nuevo de nuevo.
  3. Mantener los niveles de expectativa los más bajos y controlados posible, no tiene sentido generar estrés y ansiedad por eventos que aún no suceden y sobre los cuales no tengo injerencia, por ejemplo, la opinión, preguntas, chistes y hasta chismes de los compañeros de oficina, lo más sencillo es simplemente llegar, saludar y esperar a que el contexto se ensamble.
  4. Prepararme para el rol laboral que desempeñaré al regreso, para esto le pregunté a mis jefes sobre las labores que voy a desempeñar a mi regreso, y sobre la respuesta de ellos, actualicé mis conocimientos específicos en tecnología, espero que sean suficientes para el empalme con las responsabilidades laborales.
  5. Tengo completamente claro que debo apoyarme en mis compañeros de trabajo para recordar datos importantes para el desarrollo de mis labores, por eso es extremadamente importante crear y mantener buenas relaciones con las personas que trabajan conmigo.

Regresaré a la oficina el 4 de mayo a las 7:00 a.m. prometo solemnemente escribir acerca de la experiencia.

Esa es parte de mi historia personal relacionada con la incapacidad que me cobijó durante más de dos años, pero de éste tema hay mucho que hablar, por ejemplo, cuales son algunas causas comunes para alejarse del ámbito laboral por largos periodos de tiempo, como en mi caso, asuntos de salud, también el cuidado de los hijos, cuidado de familiares enfermos que requieren mucha atención, realización de estudios de postgrado que requieran dedicación exclusiva, cambio de oficio o profesión, descansar (los famosos años sabáticos) y viajar se pueden contar entre las causas comunes para dejar de lado el trabajo por mucho tiempo.

Luego cuando las circunstancias cambian y finalmente se decide que es el momento de volver, la ansiedad que genera la idea de regresar al mundo laboral es importante y debe ser manejada para que la experiencia sea positiva, para disminuir la ansiedad al inicio de la búsqueda de un nuevo trabajo después de un largo periodo de receso es recomendable actualizar conocimientos específicos, leer artículos de actualidad, hacer cursos presenciales o virtuales que permitan acercarse al panorama actual del área de conocimiento en la cual uno se desenvuelve.

También es importante entender que el contexto va a ser diferente al que conocíamos cuando iniciamos el receso, para esto es importante llegar con la mente abierta a los cambios, a las cosas nuevas, a las personas nuevas y muy probablemente más jóvenes, al ser flexibles y permeables con los nuevos contextos, entender que el mundo cambió durate nuestro receso, puede hacer más sencillo nuestro proceso de adaptación.

No hay que sentir vergüenza de preguntar a los jefes o compañeros acerca de los procesos o cosas específicas relacionadas con el trabajo, hay que desarrollar la empatía en las personas que estén cerca de nosotros para que se pongan en nuestra situación y lograr que nos presten colaboración en el proceso de reintegración al ámbito laboral.

Espero que si se están enfrentando a una situación similar, en éste artículo encuentren algo que les sirva de ayuda para que el proceso sea más sencillo.

El esperado regreso.

Finalmente regresé a la oficina el día 4 de mayo, fue realmente divertido ver la cara de las personas que hace dos años no veía y con agradable sorpresa me vieron, en el transcurso del día me acerque a los puestos de trabajo de las personas más cercanas, le conté a muchos que no tenían claro la causa de la prolongada ausencia, recibí, como era de esperarse chistes y comentarios de algunos compañeros de oficina, hablé con los encargados, coordinadores y jefes del área de tecnología y el día transcurrió sin mayor inconveniente haciendo un par de tareas sencillas, en general puedo decir que la experiencia fue buena, agradable, fluida, es como reencontrarse con compañeros de colegio o universidad después de un par de años, se recuerdan cosas, se hacen comentarios jocosos y finalmente empieza uno a hacer parte del ecosistema laboral más rápidamente de lo esperado.

Entonces si llevan mucho tiempo de receso laboral y van a regresar a la empresa en la que trabajaban previamente o a una empresa nueva, les puedo decir que la experiencia naturalmente debe ser agradable si ya conocen a algunas personas o completamente incierta si es un contexto nuevo, pero en cualquiera de los dos escenarios lo más importante es llegar con una excelente actitud, positiva, amable y cordial.

Deja un comentario